20 años después

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
20 años después, el polvo (psicológico) de los escombros de las torres gemelas todavía se deja sentir e impacta tremendamente no solo a los estadounidenses sino a todos en todo el mundo.

11 de septiembre de 2001 —día inolvidable— Los ataques terroristas perpetrados por mahometanos destruyeron totalmente las dos torres del World Trade Center en Nueva York y parcialmente el edificio del Pentágono en Washington. Un tercer “avión bomba” terminó estrellándose en Pensilvania, antes de dar en el blanco. Estos ataques, que han sido clasificados como el mayor ataque terrorista en la historia de la humanidad, han impactado tremendamente no solo a los Estados Unidos, sino a todas las naciones.

El presidente de Estados Unidos en 2001, George W. Bush, en el momento en que fue informado del ataque. (Foto: El País)

Luego de estos sangrientos atentados, el presidente George Bush declaró la guerra a Afganistán, pues de allí partía la terrible ofensiva contra la nación más poderosa del planeta.

Como es bien sabido, además de apoyar a varios grupos yihadistas, los talibanes habían cedido una región de Afganistán a la base de entrenamiento de Al Qaeda de Osama bin Laden, la red terrorista que reclamó esos ataques y declaró la yihad (“guerra santa”, según el Islam) contra el Occidente cristiano y con el objetivo de romper el mito de la invencibilidad de los Estados Unidos.

La declaración de guerra de la administración Bush cumplió los deseos de la gran mayoría de los estadounidenses. Estos exigieron una respuesta dura y pidieron venganza y reparación para las más de 3000 personas que perdieron la vida en ese gigantesco acto terrorista.

Justo el 11 de septiembre del 2021, Joe Biden decide retirar las tropas estadounidenses de Afganistán

11 de septiembre de 2021, 20 años después: esos ataques del terrorismo islámico vuelven a enfocarse con un ingrediente extraordinario y sorprendente: la reconquista de Afganistán por los talibanes después de 20 años de guerra.

20 años después del trágico ataque, el presidente Joe Biden retira (de modo caótico, vergonzoso y humillante) sus tropas de Afganistán. Una clara señal de que había perdido la guerra. Una derrota que hirió profundamente el orgullo patriótico de los estadounidenses, que perdieron 7.000 soldados del ejército más poderoso, sofisticado y cibernético del mundo. Además, perdieron casi $ 3 billones durante las dos décadas de guerra.

Todo esto, por supuesto, hizo que la popularidad del presidente Biden cayera en picada. Sobre todo porque Estados Unidos lo tenía todo, absolutamente todo, para ganar la guerra… si no fuera por el espíritu de rendición, contaminado por un falso pacifismo de quienes no quieren entender el valor y la legitimidad de la “guerra justa”. El mismo espíritu pacifista que llevó a la derrota estadounidense en Vietnam en 1975.

20 años después nos enfrentamos al fracaso del actual gobierno estadounidense. En Afganistán, la sharia (ley islámica) se aplica con hierro y fuego; el país es una vez más un “santuario” para las organizaciones terroristas de los seguidores de Mahoma. Confirmando esto, un exfuncionario de seguridad afgano declaró recientemente: “Afganistán se ha convertido ahora en la Las Vegas de los terroristas, radicales y extremistas”.

Esperamos buenos estadounidenses, aquellos que crearon el lema “We’ll never forget!” (¡Nunca lo olvidaremos!), Nunca borren este hermoso lema y nunca pierdan el coraje de enfrentar con decisión cualquier intento del terrorismo mahometano que amenace la Civilización Cristiana y que actúe día a día para exterminarla de la faz de la Tierra.


Artículo tomado de Agência boa imprensa

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscripción exitosa!

Pronto recibirás nuevas actualizaciones vía Email