GRAN MARCHA NACIONAL

Cruzada participó con brillo de la Marcha contra el régimen comunista de Petro en Medellín.

Precedidas por la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, con la confianza que Ella salvará a Colombia, las marchas han salido muy bien y el impacto ha sido profundo.
Petro avanza inexorablemente porque ya ha atrapado la presa Colombia, «como alma que lleva el diablo» en curiosa referencia al popular dicho, pero, si perseveramos en nuestra protesta pacífica y a la vez contundente, hasta los políticos se van a mover, aunque sea por la búsqueda de votos.
El gran peligro será, con la victoria de Lula en el Brasil, el eje iberoamericano socialista, eso desequilibrará el mundo en la geo política.
Recemos a Nuestra Señora y luchemos.

Krov