El relativismo infiltrado en la iglesia

En el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales se confabula el relativismo, Monseñor Schneider nos dice algo al respecto

Mons. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de la archidiócesis de Astana, que acompañó al Papa al Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales dijo que el objetivo de promover el respeto y comprensión entre religiones es bueno, pero que hacerlo así tiene el peligro de que «puede dar la impresión de un supermercado de las religiones» y esto no es correcto porque «solo hay una religión verdadera que es la Iglesia católica».

En el último día del Papa Francisco en Kazajistán, el obispo Schneider dijo que considera que es tanto su deber como un acto de amor fraternal hablar cuando cree que los fieles están en «peligro» de confusión.

En declaraciones a los periodistas en la Catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Nur Sultan antes de la reunión del Papa Francisco con los obispos, el clero y los religiosos del país, Schneider dijo que es «normal» tener diferencias con el Papa, porque «no somos empleados del Papa, los obispos, somos hermanos.»

 

Y añadió:

«Cuando en conciencia veo que algo no es correcto o es ambiguo, tengo que decírselo (a él) con respeto, fraternalmente, y esto es la iglesia. Si no podemos hacer esto, ¿qué será la Iglesia católica? ¿Y no hay ningún obispo que le diga algo al Papa? Esto es colegialidad, esto es fraternidad».

Indico que personalmente siempre ha tratado de plantear sus preocupaciones «con respeto»:

«Esto para mí es a través del amor, el verdadero amor fraternal, no hacer adulaciones e incienso, y comportarse como un empleado con un jefe. No, somos hermanos, tenemos que decir con respeto cuando reconocemos que algo es un peligro para toda la Iglesia, y considero que esto es una verdadera ayuda para el Papa, debería serlo».

Fuente: Infocatólica

Promover el respeto y la comprensión mutua en todo el mundo es bueno

Monseñor Schneider también planteó su preocupación por el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en el que han participado cerca de 100 líderes religiosos de 50 países.

El Papa Francisco asistió el miércoles a la sesión de apertura del congreso, donde pronunció un largo discurso sobre el papel de los líderes religiosos en la promoción de la paz, y está previsto que pronuncie otro discurso en la sesión de clausura y la lectura de la declaración final.

Mons. Schneider, que recibió al Papa Francisco en la Catedral para su encuentro con obispos, clérigos y religiosos y le acompañó hasta el altar, dijo que el objetivo del congreso de promover el respeto y la comprensión mutua en todo el mundo es bueno, «pero también tiene un peligro, porque puede dar la impresión de un supermercado de las religiones».

«Esto no es correcto, porque sólo hay una religión verdadera, que es la Iglesia católica, fundada por Dios mismo, y Dios ordenó a todos los hombres, a todas las religiones, que creyeran y aceptaran a su hijo Jesucristo. No hay otro camino de salvación, y en estos encuentros la Iglesia católica es visual y exteriormente una de las muchas religiones, y esto es, en mi opinión, un punto negativo y peligroso».

Insistió en que no cree que el Papa esté socavando la fe al asistir al congreso, pero sugirió que los congresos se organicen de otra manera, a un nivel más local, en el futuro.

«Hago un llamamiento para que en el futuro el Vaticano vuelva a pensar en cómo hacer esto mejor, no a nivel internacional», y no como «un supermercado de religiones, un espectáculo», que, según dijo, podría ser utilizado por las élites políticas para sus propias agendas privadas.

«La paz empieza en la casa, en la familia. Un gran congreso de la paz no servirá de nada si no empieza en la casa, en el barrio», dijo.

A nivel general, Schneider dijo que la visita del Papa a Kazajstán es significativa para la pequeña minoría católica del país, que representa alrededor del 1-2 por ciento de una población que es 70 por ciento musulmana.

«Nuestros católicos son conscientes de que formamos parte de una verdadera iglesia universal, mundial, que es la catolicidad. Por ello, es muy importante que nuestros fieles experimenten la catolicidad de la iglesia, con la presencia del Papa», dijo, afirmando que el mensaje del Papa ha sido bien recibido.

La gente, dijo, «considera al Papa como una figura sagrada, incluso los no cristianos, así que cuando el Papa habla del amor y el respeto mutuos,», son palabras muy importantes para que la gente de nuestro país las fomente.

Fuente: Infocatólica