Acción de tutela contra el alcalde de Medellín

¡Reclamamos la reapertura de las iglesias!

Después de casi cinco meses de sufrir el cierre de nuestros templos y la ausencia de los sacramentos, los católicos reclamamos: ¡Basta!

Es por eso que levantamos, como un gran clamor, acciones de tutela para los diferentes alcaldes de las ciudades colombianas por las que exigimos a los jueces de la República ese derecho fundamental, amparado en el Art. 19 de la Constitución Política de Colombia.

Hay 2 Pasos a realizar

1. Firmar en apoyo a la tutela ya interpuesta por uno de nuestros jóvenes voluntarios.
2. Enviar su propia tutela con las indicaciones de nuestra plataforma (ver formulario 2)

Efectivamente, interpretando el clamor de los católicos, el Centro Cultural Cruzada ha venido recogiendo miles de firmas a modo de súplica dirigida a los obispos de Colombia, inicialmente.

Posteriormente dirigió una Carta Abierta al Sr. presidente de la República recordando nuestros derechos fundamentales de culto.

Concomitante a los anteriores llamados, el Centro Cultural Cruzada se unió a la iniciativa de laicos católicos en toda la Nación en la Recitación del “Rosario Público por Colombia”, con el objeto de conmover a la Santísima Virgen y producir impacto que conmueva las almas.

Los anteriores llamados produjeron, en principio, una buena repercusión contribuyendo para que se expidiera el Decreto 878 del 25 de junio de 2020, por el que se instruyó para proceder al restablecimiento del culto católico.

Sin embargo, la negligencia de diferentes alcaldes de Colombia prevaleció manteniendo clausurado el culto católico bajo pretexto de seguridad sanitaria.

Esa conducta negligente no interpreta desvelo por la salud de los vecinos, sino un desprecio para con la religión, mientras fueron abriendo gradualmente los servicios de transporte público, de comercio, de restaurantes, etc… En donde se producen aglomeraciones, contribuyendo para el aumento del pico de la pandemia en el que las autoridades tuvieron entera culpa, pero que se lavaron las manos acusando a las poblaciones de falta de cultura…

¿Se debe interpretar la obstinada reticencia por permitir la apertura de los templos como desvelo por la salud? ¡No! ¡Es una conducta hipócrita!, indicio de mala disposición a la práctica libre de la religión! Es el momento de decir ¡Basta!

Ahora procedemos a reclamar en los tribunales el derecho fundamental negado por nuestras autoridades.

Invitamos, pues, a nuestros amigos a que adhieran con su firma a esta tutela por la restauración plena de nuestros derechos de culto. No solo eso: lo invitamos a enviar su propia tutela, a compartir masivamente entre sus amigos para transformar esta iniciativa en un clamor.¡Firme ahora! Por el bien espiritual de los colombianos y el fin de la pandemia.

Apoyar esta tutela

Acción de tutela

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

1. Firmar apoyo a la tutela

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Reproducir vídeo

Envíe su propia tutela contra el alcalde de su ciudad

Solo debe completar los siguientes datos y se generará automáticamente un PDF con la tutela completa y lista para ser enviada

Correos electrónicos de los distritos judiciales

9 thoughts on “Acción de tutela contra el Alcalde de Medellín: Reclamamos la reapertura de las iglesias

  1. COSTA RICA TAMBIEN SUFRE ESTA PERSECUSION RELIGIOSA DEL COVI SOCIALISMO. YA ES HORA QUE SE DETENGA, VAMOS POCO A POCO RECONUISTANDO LAS LIBERTADES PERO LA RELIGIOSA ES LAMAS IMPORTANTE

    1. A algunas personas les aceptan la tutela por el correo electrónico, depende un poco del proceso que lleve el juez asignado

  2. Todo es muy obvio, las sociedades secretas masónicas illuminati por medio de una de sus armas que es el comunismo-socialismo están ejecutando una persecución religiosa contra la Iglesia Católica y la Cristiandad en general, y contra Donald Trump y toda la derecha mundial.

  3. Favor informar si aquí en Bucaramanga ya interpusieron tutela para que abran los templos?. En caso afirmativo la firmaría con gusto y como exigencia a mis derechos.

  4. Nuestra Lucha por defender nuestros derechos religiosos debe ser constante, Dios es el dueño absoluto de cielos y tierra, agamoslo respetar y luchemos todos juntos para que se se la persecución religiosa y podamos escuchar su palabra y podamos recibirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medellín, 18 de agosto de 2020

Señor(a)

JUEZ DE TUTELA (REPARTO)

  1. S. D.

REFERENCIA: ACCIÓN DE TUTELA

 

_________________________________, mayor de edad, identificado(a) con cédula de ciudadanía No. _________________, expedida en____________, ______________, obrando en nombre propio, en ejercicio de la ACCIÓN DE TUTELA, consagrada en el artículo 86 de la Constitución Política y reglamentada por el Decreto 2591 de 1991, con citación de la ALCALDÍA DE MEDELLÍN representada legalmente por el señor Alcalde Municipal, doctor DANIEL QUINTERO CALLE,  invocando el amparo de los Derechos Fundamentales Constitucionales a la  LIBERTAD DE CULTO y a la IGUALDAD, consagrados en los artículos 19 y 13   de la Constitución Política Nacional respectivamente, y con fundamento en los siguientes:

HECHOS

  1. Como consecuencia de la declaración por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la pandemia mundial del COVID 19, el Gobierno Nacional ordenó cuarentena total en toda Colombia y como consecuencia de ello el aislamiento preventivo obligatorio de todas las personas.
  2. Dicha cuarentena total consistió en ordenar un aislamiento preventivo social que se tradujo en el cierre de los sitios donde se presentase conglomeración de personas, razón por la cual se produjo el cierre de las Iglesias, así como el cierre de muchas otras entidades.
  3. A partir de tal declaratoria, la Presidencia de la República de Colombia ha dictado varios decretos de obligatorio cumplimiento, veamos:
  • Decreto 417 del 17 de marzo de 2020 declaró el estado de emergencia económica, social, y ecológica en todo el territorio nacional con ocasión a la pandemia mundial del COVID- 19.
  • Decreto 457 del 22 de marzo de 2020, mediante el cual ordenó el aislamiento preventivo obligatorio de todas las personas habitantes de la República de Colombia desde el día 25 de marzo de 2020 hasta el 13 de abril de 2020.
  • Decreto 531 del 8 de abril de 2020, que extendió el aislamiento preventivo obligatorio desde el día 13 de abril hasta el día 27 de abril de 2020.
  • Decreto 593 del 24 de abril de 2020, que extendió el aislamiento preventivo obligatorio hasta el día 11 de mayo de 2020. A su vez en este Decreto estableció que los gobernadores y alcaldes podrían reglamentar el derecho de circulación de las personas en los casos y actividades señaladas por el artículo 3 del mismo, esto es, las actividades que se encuentran exceptuadas del aislamiento preventivo obligatorio.
  • Decreto 636 del 6 de mayo de 2020, que extendió el aislamiento preventivo obligatorio hasta el día 25 de mayo de 2020.
  • Decreto 689 del 22 de mayo de 2020, que extendió el aislamiento preventivo obligatorio hasta el día 31 de mayo de 2020.
  • Decreto 749 del 28 de mayo de 2020, que extendió el aislamiento preventivo obligatorio desde el 1 de junio hasta el día 1 de julio de 2020, a la vez que incrementó las excepciones al aislamiento preventivo obligatoria, entre las cuales están:
  • Comercio al por mayor y al por menor, incluido el funcionamiento de centros comerciales y actividades inmobiliarias (con 30% de aforo).
  • Museos y bibliotecas.
  • Laboratorios prácticos y de investigación de las instituciones de educación superior y educación para el trabajo y el desarrollo humano.
  • Servicios de peluquería (con 30% de aforo y cita previa).
  • La realización de avalúo de bienes y de estudios que tengan por objeto la constitución de garantías.
  • El decreto también aumenta los tiempos para realizar actividades físicas: personas en el rango de edad de 18 a 69 años, dos horas todos los días; mayores de 70 años, tres veces a la semana durante media hora y entre 30 y 60 minutos, y, para menores de 18 años, tres veces a la semana.
    • Decreto 878 del 25 de junio de 2020, que extendió el aislamiento preventivo obligatorio hasta el día 15 de julio de 2020, a la vez este decreto modifica los parágrafos 3 y 4 del artículo 5 del Decreto 749 del 28 de mayo de 2020, modificado a su vez por el artículo 2 del Decreto 847 del 14 de junio de 2020, los cuales quedarán así:
  • Parágrafo 3. Los alcaldes de los municipios y distritos, en coordinación con el Ministerio del Interior, podrán autorizar la implementación de planes piloto en los establecimientos y locales comerciales que presten servicio de comida, para brindar atención al público en el sitio -de manera presencial o a la mesa-, siempre y cuando se cumpla en todo momento con los protocolos de bioseguridad emitidos por el Ministerio de Salud y Protección Social, para el desarrollo de esta actividad.
  • Parágrafo 4. Los servicios religiosos que puedan implicar reunión de personas se podrán permitir siempre y cuando medie autorización de los alcaldes en coordinación con el Ministerio del Interior y se cumpla en todo momento con los protocolos de bioseguridad emitidos por el Ministerio de Salud y Protección Social para el desarrollo de esta actividad.

 

  • Decreto 990 del 9 de julio de 2020, se extendieron los términos de aislamiento preventivo hasta el día 1 de agosto de 2020. A su vez a través de este decreto, se incrementó el número de las actividades exceptuadas de la medida de aislamiento preventivo obligatorio, veamos:
  • El parágrafo dice: “Los alcaldes de los municipios y distritos, en coordinación con el Ministerio del Interior,podrán autorizar la implementación de planes piloto en (i) los establecimientos y locales comerciales que presten servicio de comida, para brindar atención al público en el sitio -de manera presencial o a la mesa-, (ii) las actividades de la industria hotelera, (iii) las marinas y actividades náuticas, y (iv) gimnasios, siempre y cuando se cumpla en todo momento con los protocolos de bioseguridad emitidos por el Ministerio de Salud y Protección Social, para el desarrollo de estas actividades”.
  • Permite reactivar piscinas y polideportivospara que deportistas de alto rendimiento entrenen de forma individual. 
  • Los teatros también podrán volver a funcionar, siempre y cuando no haya público.
  • Asimismo, los alcaldes podrán autorizar servicios religiosos.
    • Decreto 1076 del 28 de julio de 2020,con el cual se amplía la cuarentena nacional, a partir de las cero horas (000:00 a.m.) del día 1 de agosto, hasta las cero horas (00:00 a.ma.) del día 1 de septiembre de 2020, contempla medidas estrictas con el cual se busca limitar la “libre circulación de personas y vehículos en el territorio nacional, sin embargo, contempla la realización de algunas actividades bajo medidas estrictas de bioseguridad.
  1. Es decir, y conforme a lo antes expuesto sólo hasta el 25 de junio de 2020, el Gobierno Nacional exceptuó los servicios religiosos de la medida de aislamiento obligatorio, siempre y cuando se cumpliese con los protocolos de bioseguridad que dispusiese el Ministerio de Salud.
  2. El Ministerio de Salud mediante la resolución 1120 del 3 de julio de 2020, estableció los protocolos para la reactivación de los oficios religiosos, mediante un anexo técnico donde se prevén todos los protocolos de bioseguridad para la reapertura gradual de los servicios religiosos en municipios que no presenten casos de covid 19.
  3. Con fundamento en lo anterior, la Arquidiócesis de Medellín, señaló que dependen del aval de los alcaldes de los municipios, definir las pruebas pilotos en las iglesias.[1]
  4. El padre Diego Díaz, delegado para comunicaciones de la Arquidiócesis de Medellín, dijo que por ahora no han definido cuántas iglesias harían apertura de los primeros pilotos de actos religiosos: “Estamos en dialogo por ahora con las alcaldías que pertenecen a la zona de la Arquidiócesis de Medellín, para poder mirar en qué momento iniciar las pruebas pilotos. No tenemos claridad si todas las parroquias abrirán al tiempo o primero unas y luego otras, es una situación que deberá definir los alcaldes”[2].
  5. Lo que sí es claro es que en el caso la Arquidiócesis de Medellín, se analizan protocolos, pero no se ha dado autorización de aperturas o pruebas pilotos.[3]
  6. Por su parte Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, celebró la apertura del sector religioso: “Hay muchas manifestaciones del anhelo de volver a las celebraciones litúrgicas (…) porque consideramos que el alimento de la fe en la gracia sacramental es una fuerza espiritual que necesitamos en este momento”[4].
  7. Sin embargo, las últimas noticias expresan que es preciso aclarar que esta posibilidad “la de la apertura de las iglesias”, no está abierta a ciudades como Medellín, Cali, Barranquilla o Bogotá, por el alto número de contagios de coronavirus que vienen presentando.[5]
  8. Conforme a lo anteriormente expuesto, y pese a  que hace casi dos (2) meses se contempló la apertura de las iglesias por parte del Gobierno Nacional,  a la fecha no se observa voluntad alguna por parte de  la Alcaldía de Medellín, de autorizar los servicios religiosos, en tanto observamos los vehículos de servicio públicos atestados de personas sin conservar los estrictos protocolo de bioseguridad,  además que sin mayores problemas se ha ordenado la apertura de sitios como los centros comerciales, bancos, notarías, servicio de construcción, supermercados etc., que si bien son servicios muy necesarios y esenciales, no son tan esenciales como el derecho de poder profesar libremente nuestra fe católica, recibir la  Santa Comunión y acceder al Santísimo Sacramento del Altar.
  9. La Santa Eucaristía celebrada en las iglesias, constituye un verdadero alimento para quienes profesamos la fe católica porque nos fortalece y ayuda a conseguir la paz interna por más grande que sea nuestra congoja, máxime en estos tiempos de epidemia que está atacando la salud de las personas en el mundo, además de la incertidumbre política, económica, etc., y demás que se ha generado no sólo en nuestro país sino también en el mundo entero.

DERECHOS FUNDAMENTALES VULNERADOS

Y BREVE EXPLICACIÓN DE PORQUÉ SE CONSIDERA ESTÁN SIENDO VULNERADOS

 

La Constitución Política consagra en su artículo 19 el derecho a la Libertad Religiosa en los siguientes términos:

Artículo 19. Se garantiza la libertad de cultos. Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva.

Todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley.

Este derecho ha sido desarrollado por medio de la Ley 133 del 23 de mayo de 1994, que fue declarada exequible por la Corte Constitucional, según Sentencia C – 088 de 1994.

Esta ley en su primer artículo prevé:

Artículo 1º.- El Estado garantiza el derecho fundamental a la libertad religiosa y de cultos, reconocido en el artículo 19 de la Constitución Política

Este derecho se interpretará de conformidad con los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por la República.

En este primer artículo, la libertad religiosa y de cultos, es considerado un derecho fundamental y al tenerse los templos cerrados se está vulnerando ese derecho fundamental, porque es de la esencia de nosotros los católicos la asistencia a las iglesias, toda vez que es el lugar de encuentro con Dios por medio de la oración, la Iglesia es la «casa de Dios», el lugar donde sentimos su presencia, donde podemos hallar y encontrar al Señor; la Iglesia es el Templo  donde conforme a nuestras creencias religiosas encontramos a Jesús, al Espíritu Santo y al Padre.

Cuando asistimos a la iglesia y específicamente a la Santa Eucaristía, y podemos profesar todos nuestros sacramentos nos reconciliamos con Dios, y ello implica para nosotros paz espiritual y es la razón fundamental por la cual venimos insistiendo en que nos abran las iglesias, pues como ya lo hemos expresado anteriormente, en estos momentos de pandemia, sólo sentimos incertidumbre y temor y nos atrevemos a expresarlo así en nombre de todos los que profesamos la religión católica porque es en las iglesias donde podemos encontrar la luz del Espíritu Santo que ilumina nuestras vidas como cristianos que somos y ello nos fortalece.

Quienes profesamos la religión católica desde que nos cerraron los templos estamos sufriendo de una total orfandad, porque además no podemos acceder a la guía espiritual que recibimos de nuestros sacerdotes.

Con esta negativa a abrir los templos, se nos está vulnerando por parte del Estado el derecho fundamental a la libertad religiosa y de cultos, y quizás se discutirá que prevalece el derecho fundamental a la vida y a la salud, sin embargo esto es debatible cuando observamos que tales derechos no se están resguardando debidamente por parte de las autoridades ni de los ciudadanos,  por ejemplo, cuando en el desarrollo de actividades como el transporte público no se respetan los protocolos de bioseguridad y en tantas otras actividades que se han permitido y en las que tampoco se respetan dichas normas (puede uno concluir cuando observa ese incumplimiento que incluso es por necesidad que tienen las mismas personas porque tal vez no son espacios grandes que permitan el distanciamiento exigido por la ley).

No se trata de hacer comparaciones, sino de hacer ver respetuosamente y con claridad al señor(a) Juez de Tutela que al igual que estos servicios que se han exceptuado y permitido por parte de las diferentes autoridades con la  observancia debida de los protocolos de bioseguridad, también  puede llevarse a cabo con el servicio religioso, donde estamos seguros como católicos que se dará cumplimiento no solo por parte de las autoridades eclesiásticas sino de nosotros los feligreses a las normas de bioseguridad, toda vez que somos conscientes y estamos suficientemente enterados de los cuidados a nuestra salud, pero también suplicamos por la salvación de nuestras almas que es nuestra primordial tarea como creyentes católicos.

Hemos acudido a estas explicaciones esencialmente religiosas con la finalidad de lograr  comprensión por parte del(a) señor(a) Juez de Tutela, que al ser de la esencia de quienes profesamos la fe católica asistir a nuestras iglesias para encontrarnos con el Señor y poder profesar todos los sacramentos, y así procurar la salvación de nuestras almas,  es lo que nos permite confirmar que nuestro pedido de que se abran las iglesias se traduce en un derecho fundamental para nosotros como cristianos.

Ahora bien, con respecto al segundo derecho fundamental que consideramos vulnerado y previsto en el artículo 13 de la Constitución Política, esto es, el derecho a la Igualdad, y que se encuentra previsto en los siguientes términos:

Artículo 13. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.

Sobre este derecho fundamental ha habido gran desarrollo por parte de la Corte Constitucional en abundantes sentencias y por ello nos ceñiremos específicamente a las razones por las cuales consideramos nos está siendo vulnerado:

Desde el momento en que se ha autorizado el desarrollo de actividades a  los Centros Comerciales, Bibliotecas, Museos y otras tantas actividades a las que ya hemos hecho referencia,  podemos concluir  que no existe punto de comparación para seguir con el cierre de nuestras iglesias, pues en muchas de estas actividades se presenta aglomeración de personas, que es la principal circunstancia que se expone por parte de las autoridades para insistir en la  prohibición de apertura de los templos, por cuanto así como en dichos servicios se ha logrado controlar el acceso de cierta cantidad de personas con los debidos protocolos de bioseguridad, igual se acataría por nuestros sacerdotes y por nosotros como feligreses conscientes de que acatando dichas normas contribuimos a nuestra salud y la de los demás preservándonos del contagio de la pandemia.

El ir observando cómo se avanza en el desarrollo de tales actividades sin mayores inconvenientes, en tanto nuestros templos siguen cerrados produce gran desconsuelo a quienes profesamos la religión católica porque necesitamos la fortaleza que nos brinda el asistir a la iglesia a orar ante el Santísimo Sacramento del Altar, a recibir a nuestro señor a través de la comunión, y conseguir esa paz interna que sólo da precisamente la oración.[6]

Entonces, se da esa falta de igualdad cuando se quebranta ese derecho que nos asiste a los católicos a recibir la Eucaristía para vivir una vida realmente cristiana, toda vez que es una necesidad vital, de manera que sin la Eucaristía no tenemos las fuerzas espirituales para vivir como hijos de Dios y porque sin la Eucaristía no tendríamos acceso a la vida eterna.[7]

Sólo tenemos acceso a recibir la Eucaristía plenamente cuando se dé la orden de abrir las iglesias, toda vez que cuando los católicos acudimos a nuestras iglesias a profesar nuestra fe, salimos fortalecidos espiritualmente y por ende mentalmente y físicamente para realizar nuestras labores diarias.

Para nosotros los católicos el sólo hecho de no poder asistir a la Santa Eucaristía implica la imposibilidad de expresar libremente nuestra fe y de llevar a cabo el sacrificio que Dios hace en el Altar que es el símbolo primordial de nuestra vida religiosa y al tener cerrados los templos, reitero, nos están prohibiendo la libre expresión de nuestra fe.

 

PRETENSIONES

 

De manera respetuosa solicitamos al señor(a) Juez Constitucional:

PRIMERO: TUTELAR nuestros derechos fundamentales invocados de LIBERTAD RELIGIOSA e IGUALDAD.

SEGUNDO: Como consecuencia de lo anterior ORDENAR a la  ALCALDÍA DE  __________________________ la APERTURA DE LOS CENTRO RELIGIOSOS – IGLESIAS, respetando los derechos fundamentales contenidos en la Constitución Política.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Fundamento esta acción en el artículo 86 de la Constitución Política de 1991 y sus decretos reglamentarios 2591 y 306 de 1992, así como la jurisprudencia de la Corte Constitucional y el Decreto 806 del 4 de junio de 2020.

JURAMENTO

Bajo la gravedad de juramento afirmamos que no hemos presentado otra acción de tutela por los mismos hechos y derechos respecto de las pretensiones hechas en esta acción de tutela.

PRUEBAS

Solicitamos respetuosamente al señor(a) Juez de Tutela tener como prueba el hecho de conocimiento público de que nuestras iglesias siguen cerradas tal y como lo exponen los medios de comunicación casi diariamente.


[1] Periódico El Heraldo, julio 8 de 2020

[2] Caracol Radio, julio 9 de 2020

[3] Caracol Radio, julio 9 de 2020

[4] Periódico El Heraldo, julio 8 de 2020

[5] Revista Semana Digital, julio 29 de 2020

[6]  Ningún creyente alcanzará jamás la plena madurez espiritual sin asistir a la iglesia para usar sus dones y ser animado y exhortado por otros creyentes (1 Corintios 12:21-26).

[7] Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte Juan Pablo II

Donación exitosa

¡Gracias por tu ayuda!

Personas como usted son las que marcan la diferencia

¡Suscripción exitosa!

Pronto recibirás nuevas actualizaciones vía Email