Acción de tutela para reclamar el libre acceso a la Santa Misa y los Sacramentos

¡Las medidas restrictivas no pueden ser permanentes!

Alarmas de un tercer pico de contagios han sido pretexto para nuevas medidas para restringir el acceso a la misa dominical y a los sacramentos.

Esto no es celo por la salud, es un nuevo intento de oprimir los derechos de la Iglesia.

Durante el año 2020 se extendieron hasta lo inaceptable innumerables medidas supra constitucionales con la intención de contener la propagación del Covid 19 en Colombia, todas en el marco de los decretos de “Emergencia sanitaria” que, por su propia índole, tenían las prerrogativas legales, siempre y cuando fuesen temporales.

Cinco largos meses se sucedieron en que, a través de postergaciones interminables, se fue engañando a la población, forzándonos a un confinamiento en nuestros hogares que terminó por traer graves consecuencias perjudicando la economía, la vida social y hasta en el equilibrio emocional de los colombianos.

Los niños fueron las principales víctimas de esas inadecuadas e ineficientes medidas.

Pero, el mayor daño fue, sin duda, la prohibición de los derechos de manifestación pública de nuestra Fe, el cierre indefinido de los templos que, por su larga duración constituyó una inaceptable violación de los derechos a la libertad de culto protegidos por el art. 19 de nuestra Constitución política.

Multas a parroquias se sucedieron porque rendían el culto debido a Dios y cuidaban de las almas. Una fiscalización constante en la que ayudaron mucho los medios de información. Los buenos sacerdotes fueron señalados como personas antisociales con una insidia que nos hacía dar la idea del control de la antigua dictadura soviética, o de la actual Cuba y Corea del Norte.

Era prohibido ir a la Santa Misa, ni se permitía celebrarla en lugares públicos ventilados; no se aceptaron, ni siquiera propuestas de protocolos sanitarios que son, al fin de cuentas, las mejores medidas para contener los contagios.

Mientras los bares y medios de transporte masivo funcionaban, pese a las aglomeraciones peligrosas, las medidas restrictivas para la apertura de los templos continuaron inexplicablemente.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López se permitió el atrevimiento de proclamar que los templos contagiaban quinientas veces más que un día sin IVA, haciendo alusión a las aglomeraciones producidas por consecuencia de las rebajas a los precios decretadas por el Gobierno como intento de reactivar una economía seriamente afectada.

¿De dónde sacó la alcaldesa esa estadística tan precisa? Evidentemente de un mal escondido odio para con la piedad católica.

¿Por qué el Presidente Duque dilató tanto la apertura de los tempos?, ¿Por qué los alcaldes continuaron con esa medida, a pesar de que estos ni siquiera tienen las atribuciones supra constitucionales de la “Emergencia Sanitaria”?

Aceptemos, solo Argumentandi Gratiae que esas medidas fueron legales y justificadas. Sin embargo, la supresión continuada de un derecho constitucional no lo es.

Nos entristeció de sobremanera la negligencia de las autoridades eclesiásticas que, lejos de defender las necesidades de los fieles, callaron imaginando que un “ayuno eucarístico” sería saludable para aumentar la avidez y nostalgias por la Santa Misa y el efecto consolador y curativos de los sacramentos.

Pronto se darían cuenta de la gravedad de ese engaño cuando vieron que solo produjo asedia en su rebaño que no acudió tan presuroso a los templos como lo calculaban, con un daño enorme para la vida espiritual.

La restricción de los derechos de religión había dejado un lastre lamentable.

Lo que sucedió en Colombia, lo lamentan en otros países, por ejemplo en España, donde Un Juzgado de Madrid ha iniciado una investigación por un presunto delito contra la libertad religiosa en España durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus.

Y el lamento público del Cardenal Cañizares, arzobispo de Valencia, al ver la Iglesia vacía en Misa dominical

O entonces el llamado dramático del Cardenal de New York, Mons. Dolan: “Volved a la Misa”.

Frente a esa orfandad de nuestros gobernantes y de nuestros Pastores, el Centro Cultural Cruzada desplegó, durante el año 2020, una intensa acción de súplica, de inicio; después de reclamo y, por fin de acciones de tutela que terminaron por doblegar la negligencia, a nuestro ver, culpable.

1°) El primer llamado de Cruzada fue una reverente súplica a las autoridades eclesiásticas. Llamado a los obispos de Colombia para que abran las iglesias (11 de mayo) 

La respuesta fue evasiva: alegaron estar maniatados por las medidas del gobierno.

2°) El segundo llamado de Cruzada fue dirigido, ahora, al presidente Duque: Carta abierta al presidente Duque: Basta de reprimir la apertura de los templos (27 de mayo) 

La presidencia se lava las manos delegando las decisiones a las alcaldías.

3°) En tercer lugar, desplegamos múltiples Acciones de tutela contra las alcaldías, exigiendo que los mandatarios no fuesen negligentes en la apertura de los templos

Para ese momento, el presidente Duque ya había decretado el protocolo para abrir las iglesias y lo había dejado en manos de los alcaldes de cada ciudad para ser aplicado, sin embargo, pasaron dos meses en los que casi ninguna iglesia abría. Esta negligencia de los alcaldes nos llevó a emprender una campaña denunciando legalmente la violación del derecho fundamental de libertad de culto.

Algunas semanas después, el juez asignado para el caso, responsabilizó a la Arquidiócesis de Medellín por la no apertura de las iglesias.

4°) Sucesivos eventos, en el marco del Rosario Público por Colombia, se dieron pidiendo la apertura de las Iglesias. Ya que nuestros gobernantes no nos oyeron, suplicamos a la Santísima Virgen tenga compasión de los colombianos: 28 de marzo en vivo, 25 de Abril en vivo, 13 de Mayo en vivo, 13 de Junio en vivo, 13 de Julio en vivo.

Y dos Rosario por la reapertura de los templos I (22 de julio y 13 de agosto). Rezados simultáneamente en las ciudades de Medellín, Bogotá, Cali, Bucaramanga e Ibagué.

5°) Después del daño producido por la falta de cuidado a las almas, las autoridades eclesiásticas abren finalmente las iglesias.

Consecuencias posteriores

Con la apertura del templo, comenzó un calvario para los fieles católicos que se enfrentaron a una cárcel para las consciencias:

– Imponen la comunión en las manos, violando los derechos de los fieles establecidos en el Código de Derecho Canónico.

-Medidas exageradas que impidieron arrodillarse o visitar al Santísimo más de cerca, o acercarse a los altares. Cuadrillas de inspectores dispuestos, a la menor infracción, para expulsar a los fieles.

-Templos de diversas ciudades colombianas, como en Finlandia, Quindío, llegaron al extremo de llamar a la Policía para retirar o arrestar a los fieles resistentes.

-El Alcalde de Envigado ha llegado al punto de afirmar que colocaría policías en los templos para exigir las medidas draconianas, con atribuciones no aceptables en el templo de Dios.

Dividieron a los fieles católicos en dos clases: los que aceptaron los cambios y los que resistimos porque nuestras consciencias lo exigían. Fuimos tratados como católicos de segunda categoría.

Aún hoy y pese a las normas de la Conferencia Episcopal y de muchos obispos, es negada la comunión en la boca en muchos templos.

¿Cómo entender entonces que, con aquello del pontificado de la misericordia, se conceda la comunión a políticos “católicos” que favorecen públicamente el aborto, y que se dé por aceptada la falsa y errónea teoría moral del proporcionalismo o consecuencialismo con la que teólogos americanos se justifican?

Mientras un abortista “católico” como Joe Biden puede comulgar, los católicos que pedimos la comunión en la boca, no se nos permite en muchos templos.

Nos vemos, a veces, obligados a peregrinar por diversos templos a la búsqueda de sacerdotes piadosos y cuidadosos de las almas.

Hay Abuso de autoridad, conforme nos lo enseña Mons. Schneider en sabias palabras de verdadero Pastor en importante entrevista concedida a nuestro canal de YouTube

Nuevas medidas por la así llamada tercera ola del contagio Covid 19

Las alcaldías han dispuesto nuevas restricciones, legítimas hasta un cierto grado, pero que impiden en la práctica cumplir con el precepto de ir a la Misa dominical.

Esas medidas restrictivas del derecho constitucional del culto se dan como un hecho consumado. Es decir, una violación a los derechos constitucionales casi permanente.

Peor aún: esta segunda andanada de restricciones religiosas tiene algo así como una jurisprudencia, y consolidan la pretendida supremacía del poder temporal que permita someter al espiritual.

Y nadie dice nada por no poder ir a la Misa dominical, es como si ya el gobierno tuviere patente de corzo.

Estas medidas se suman a las propuestas para grabar con más impuestos el culto católico, afectando enormemente las necesidades de nuestra Iglesia católica para cumplir su mandato evangélico.

No podemos otra cosa que evidenciar un odio cada vez más evidente para con la religión por parte de las políticas del Estado que camina para algo parecido a la “Constitución Civil del Clero” proclamada por la Revolución Francesa.

Las presiones crecientes de la ONU para que la Iglesia acepte los nuevos y extraños conceptos de “derechos humanos” violatorios de manera flagrante a la ley moral, caminan para la prohibición de ésta, de sus privilegios y de su legítimo derecho de culto consagrado en incontables tratados internacionales.

¿Está caminando el Estado colombiano para acomodarse a esa nueva “religión de la ONU” persecutoria de nuestra religión católica?

El Centro Cultural Cruzada actúa en consecuencia

1°) Queremos reivindicar públicamente los derechos constitucionales de libertad de culto y reglamentados en nuestros códigos (Civil, penal y contencioso administrativo, que impide a las autoridades sobrepasar los límites de sus prerrogativas), y aún hasta en el mismo código de Policía.

2°) Reclamaremos que la justicia obligue a permitir el acceso libre a los templos como una excepción a las medidas de restricción. Por supuesto, vigilando los protocolos sanitarios.

3°) Evitaremos que se consoliden las medidas que ponen nuestros derechos permanentemente en estado de veto, estableciendo así un estado de dictadura.

Colocamos estos reclamos en una tutela, a la que usted puede adherir para formar un solo bloque de colombianos que hagamos respetar nuestros derechos. 

Unamos esfuerzos entre los colombianos que no queremos reemplazar al Dios de la Vida por el ídolo “Bíos”.

Centro Cultural Cruzada

11 de abril de 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Reproducir vídeo

Firmar apoyo a la tutela

Esta campaña ha terminado

Reproducir vídeo

25 thoughts on “Acción de tutela para reclamar el libre acceso a la misa y los sacramentos

  1. Mi total apoyo a la tutela de Centro Cultural.Cruzada, ante la Alcaldía de Medellin.dirigida por Daniel Quintero, por el cierre de las iglesias, privando al.pueblo de Dios de asistir a la Santa Eucaristía.

  2. Felicitaciones x estar impulsando está campaña a favor de nuestra fe .No tienen derecho los gobiernos de quitarnos la libertad de expresar nuestro credo asistiendo a los templos

  3. Muchas gracias don Luis Fernando por darnos la oportunidad de adherirnos a esta tutela, realmente esto es un atropello a la libertad religiosa y si callamos ahora más tarde ya no podremos nunca más a los sacramentos porque pretenden borrar nuestra Santa Religión quiera Dios tengamos una respuesta favorable.

  4. Oremos por los consagrados y por los feligreses que han puesto su Fe en la vacuna y en el gel desinfectante y que han retirado el agua bendita y no dejan arrodillar a los feligreses en ningún momento durante la Eucaristía.

  5. La importancia de poder asistir a la Santa Misa, es incuestionable, que se nos respete el derecho a hacerlo ni que decir. Imposible dejar de recibir a Nuestro Señor, es lo más importante que puede uno hacer cada día, es una tristeza y un acto de agravio no hacerlo, además dejar pasar las bendiciones que el Señor tiene en cada Santa Misa, no es muy inteligente, lo necesitamos siempre, en todo en nuestras vidas. Muchísimas gracias por gestionar está acción de tutela que Dios lo llene de bendiciones.

  6. Soy de Medellín.Vivo en Manizales y deseo saber si una acción de tutela debe ser interpuesta por varias personas o con una sola es suficiente? Mil gracias.
    La idea es también iniciar una tutela aquí en Manizales. Muchas gracias.

  7. El demonio tiene miedo, por eso el cierre de iglesias, prohibición de misas y sacramentos, y lo más triste es que nuestros pastores apoyen esto.

  8. Todo esto de la pandemia no es más que un complot del Nuevo Orden Mundial para acabar con la tercera parte de la población mundial, la unidad familiar, la economía y la fe en Dios Uno y Trino.

  9. Apoyo esta tutela soy catolica y me siento triste de no poder asistir a la iglesia , cuando a quedado demostrado , que de nuestra parte hemos sabido cumplir con todos los protocolos por eso voy a firmar

  10. ¡¡Apoyo total!!
    Deseo con todo mi corazón que se respete nuestra fe y podamos volver a la fracción del pan todos los días, especialmente los domingos.

  11. Apoyo totalmente al Centro Cultural Cruzada a nuestro derecho como Catolicos de defender nuestra FE, esos SI son los verdaderos valientes de la iglesis Catolica, Dios los bendiga y cuentan con nuestro Apoyo TOTAL, quien como DIOS, nadie como DIOS

  12. Soy chilena y aplaudo esta iniciativa con un poco de vergüenza de nuestro País, chile, donde se escuchan muy pocas voces disidentes a las mismas medidas aberrantes en que la iglesia chilena se ha permitido la injerencia del estado y la penetración a nuestros templos, los cuales literalmente están a cargo de un grupo de seglares, muy adictos al relato oficial, pertenecientes a la nueva casta de coviidiotas, los cuales han transformado las iglesias en supermercados donde se hace fila para entrar, se te toma la temperatura y se te obliga a ponerte alcohol gel en tus manos.y en un recinto normalmente muy grande como suelen ser las parroquias, se aceptan hasta 10 personas por lo que tienes que pedir hora para entrar…y todo esto avalado por los párrocos y obispos!!

  13. Estoy de acuerdo, porque a lo de Dios le ponen tantos peros
    Debe ser al contrario, más Eucaristía, más Oración, más Sacramentos,
    Al Comulgar estamos recibiendo su Cuerpo y su Sangre, que es la mejor protección. Si viéramos así ya se había terminado éste y todos los virus

  14. Este mundo está gobernado por el mal y siendo muchísimos los hombres de buena voluntad, son muy pocos y escasos los sensatos y valientes que defendemos nuestros pensamientos y lo VITAL, la FE. Tenemos incorporado un borrador que nos impide recordar la palabra de Dios ” Yo tampoco los, conoceré” NO LE DEMOS LA ESPALDA A NUESTRO DIOS. Nos cierran y prohíben nuestros derechos de asistir a NUESTROS TEMPLOS, CONFESARNOS Y COMULGAR y nos quedamos como si nada. PERDIMOS EL TEMOR DE DIOS. como vamos a presentarnos ante EL. La iglesia, desde la cabeza a los pies está sometida al globalismo, comunismo, iluminatis, satánicos etc. etc que se creen Dios, amos y dueños del mundo. SE LES OLVIDO : QUIEN CÓMO DIOS, NADIE, NADIE CÓMO DIOS. LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA TRIUNFARAN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *