COLOMBIA: Contra el pesimismo y la abulia, fe y voluntad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
Solo falta que usted y cada colombiano se unan a esta noble cruzada. Dejemos a un lado el pesimismo y la abulia.

Entre la alternativa de sentarnos a esperar que llegara el punto de no retorno o hacer algo por esta sufrida Patria, escogimos lo segundo. Decidimos pasar de la palabra a la acción y agruparnos con quienes, como nosotros, están dispuestos a combatir los numerosos y aterradores males que afectan al país.

Y nos hemos encontrado con la grata sorpresa que son miles los colombianos, de todas las condiciones, edades y circunstancias, que comparten nuestras preocupaciones, que no entienden por qué los dirigentes eluden la solución a los problemas fundamentales y se entretienen en cómo ganar unas elecciones y con quién se repartirán la tajada burocrática.

A pesar de que los medios de comunicación omiten deliberadamente ocuparse  de los temas que tratamos y nos marginan de cualquier posibilidad de dirigirnos a nuestros compatriotas, poco a poco el programa de reconstrucción del país se ha ido difundiendo y ganado adeptos.

Común denominador en las respuestas y comentarios que recibimos es que nuestra propuesta es lo que requiere el país : Abolir el acuerdo Santos-Timochenko; devolver al pueblo el robo del plebiscito; erradicar el narcotráfico comenzando por la fumigación aérea; reformar la Justicia fusionando las Cortes y despolitizando el nombramiento de los magistrados; eliminar la corrupción; reducir el tamaño del Estado en las tres ramas  y rebajar sus enormes gastos; defender la familia tradicional contra la ideología de género y el aborto; acometer un Plan General de Empleo y de recuperación de las empresas afectadas con la pandemia; darle un revolcón a la educación; romper relaciones con Cuba; garantizar la seguridad de los colombianos en las ciudades y en el campo  mediante el ejercicio de la autoridad; fomentar el desarrollo económico rebajando impuestos a las empresas y reduciendo el IVA para los productos nacionales;  y restituir la vigencia de los principios de la civilización cristiana y democrática que hemos abandonado.

Solamente una objeción hemos recibido: la de quienes piensan que es ésta una desigual lucha contra el poder de la izquierda respaldada por los grupos subversivos y la complicidad del Gobierno; que las clases políticas de siempre seguirán usufructuando el poder y utilizarán toda su maquinaria para ganar las elecciones. En suma, que estamos derrotados antes de librar la batalla.

Entiendo que esa pesimista visión está ligada a penosas experiencias recientes que han desmoronado muchas esperanzas. Es difícil la contienda, mas no imposible de ganar. Hemos comprobado que son más los colombianos de bien, la gente honesta de este país, que los malvados, corruptos y violentos que desean condenarnos de por vida a una dictadura socialista, corrupta y cruel, como la que padecen nuestros hermanos venezolanos.

Debemos, además, contar con la ayuda del Altísimo. Si repasamos el Antiguo Testamento, Libro de los Jueces, capítulos 6, 7 y 8, encontramos la siguiente historia: Se había portado mal con el Señor el pueblo de Israel y fue castigado durante 7 años con las invasiones y saqueos de los madianitas. Hasta que un día Yahvé por intermedio de su ángel dijo al joven Gedeón:

 “Anda con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de Madián ¿No soy Yo quien te envío?”.

Con solo 300 hombres escogidos como el Señor le mandó, derrotó Gedeón a los madianitas destruyendo a su campamento y obligándolos a huir, a pesar de que eran cerca de 300.000 hombres.

Nos acompaña la Fe en Dios y toda la voluntad para derrotar a los enemigos de la Patria: Los narcoterroristas, sus cómplices de los movimientos de izquierda, los corruptos , las viejas castas políticas , los enemigos de la familia tradicional y cristiana, los jueces prevaricadores, los que nos quieren imponer el socialismo del siglo XXI.

Solo falta que tú y cada colombiano se unan a esta noble cruzada. Dejemos a un lado el pesimismo y la abulia. No pequemos de omisión. Hagamos nuestra la consigna “Reconstrucción o catástrofe”

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

2 thoughts on “COLOMBIA: Contra el pesimismo y la abulia, fe y voluntad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *