CONSPIRACIÓN ANTICRISTIANA: actual e históricamente probada, ajena al moderno “conspiracionismo”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
Las versiones sensacionalistas o las explicaciones simplistas tienden a invadir las conversaciones con relación a la pandemia del coronavirus, un fenómeno grave que ignora la verdadera conjuración anticristiana denunciada por Mons. Henri Delassus en 1910
Portada de la Revista Catolicismo, Nº 835, julio / 2020

“La moneda mala expulsa a la buena moneda” – esto se llama “Ley de Gresham”. En el siglo XVI, este comerciante y financiero inglés se dio cuenta de que el público, en sus transacciones comerciales, prefiere usar monedas gastadas, o metales menos nobles, y quedarse con las buenas. Por lo tanto, estas desaparecen de la circulación.

Del mismo modo, ocurre en el intercambio intelectual de una sociedad: las versiones sensacionalistas o las explicaciones simplistas tienden a invadir las conversaciones y distorsionar el debate público, sin tener en cuenta la explicación serena y objetiva de lo que sucede, así como las explicaciones profundas y matizadas de sus causas y Consecuencias.

El fenómeno ha ocurrido recientemente en relación con la pandemia del coronavirus. Basado en proyecciones fantasiosas de algunos científicos desacreditados, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud subordinada a China, se creó el pánico y la necesidad de un confinamiento desproporcionado de la población.

Por el contrario, la “moneda mala” de las “teorías conspirativas” simplistas y fantasiosas (como que la llegada del hombre a la luna es un fotomontaje…) desacredita la denuncia de una verdadera conspiración anticristiana detrás de las agendas LGBT, ecologista, socialista y globalista, promovida ostentosamente hoy por organizaciones internacionales y fundaciones privadas millonarias como el sello distintivo de la “nueva normalidad” posterior al covid-19.

La Revista Catolicismo y sus colaboradores no se adhieren a ninguna de estas “teorías de conspiración”, ni merecen el epíteto descalificador de “conspiracionistas”. No renunciamos a la verdad teológica e histórica, ni a la existencia real de lo que Mons. Henri Delassus llamó a La conjuration antichrétienne (1910), el título de su famoso libro, por el cual recibió felicitaciones oficiales de San Pío X.

Pero a medida que se puso de moda llamar “conspiradores” a quienes denuncian las maniobras actuales de ingeniería social y transbordo ideológico, le pedimos a nuestro colaborador José Antonio Ureta un artículo que ayude a los lectores a distinguir la paja y el buen grano de trigo en este delicado tema. . El resultado fue el estudio documentado que presentamos como la portada de esta edición. Como siempre, escrito a la luz de la doctrina católica, que es una nota distintiva de nuestra revista.

Lea aquí el estudio completo: https://www.cruzada.co/el-conspiracionismo-a-la-luz-de-la-doctrina-catolica/

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *