Cuba es una consecuencia de no atender el mensaje de Nuestra Señora de Fátima

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

El 5 de agosto, la Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad (TFP) realizó una conferencia de prensa y un mitin frente a la Embajada de Cuba en Washington DC, en el evento anunciaron la entrega de 72.000 firmas a la Casa Blanca pidiendo acciones para liberar a Cuba del flagelo comunista.

En esta ocasión, el vicepresidente de la TFP Estadounidense, John Horvat II, pronunció las siguientes palabras:

“En nombre de la Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad (TFP), les doy la bienvenida a este acto simbólico para presentar nuestras súplicas ante Dios y la nación, pidiendo el fin de la tiranía comunista que ha dominado a Cuba durante 62 largos y trágicos años. Entregaremos más de 72.000 firmas a la Casa Blanca como evidencia del deseo de innumerables estadounidenses que quieren el fin de este régimen de una vez por todas.

Al otro lado de este muro están los cobardes agentes que representan a este malvado régimen. Ellos han oprimido a su pueblo. Han perseguido brutalmente a la Iglesia. Han ofendido a Dios promoviento la secta filosófica y atea del comunismo que busca destruir cualquier remanente de la civilización cristiana.

Cuba no debería ser una amenaza para nadie. Es un país pequeño que no tiene gran poderío militar o económico. Sin embargo, sabemos que si hoy Cuba continúa siendo comunista y representando una amenaza para el mundo, es porque Cuba está sostenida por el dinero occidental, dólares de turistas y aliados comunistas. Cuba disfruta los elogios de la media. La izquierda religiosa promueve a Cuba como un lugar de pobreza evangélica y la ve como un sitio para peregrinar.

Para entender la amenaza de Cuba, debemos verla en el contexto de las profecías de Nuestra Señora de Fátima en 1917. Solo entonces tendrá sentido.

Nuestra Señora de Fátima presentó un mensaje de tragedia y esperanza. Ella pidió el arrepentimiento y la conversión de la humanidad para obtener así la bendición de Dios. Sin embargo, advirtió que si no se atendía su mensaje, sufriríamos guerras, violencia y castigos.

El mundo no ha escuchado su mensaje. Y es así como ahora estamos viendo lo que predijo. Ella advirtió que naciones como Cuba caerían en el comunismo, y que Rusia esparciría sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia.

Por eso estamos hoy aquí. Cuba es comunista porque el mundo no se ha convertido. Estados Unidos no se ha convertido. Cuba no se ha convertido. Cuba sirvió y continúa sirviendo como un instrumento para difundir los errores del comunismo por el mundo. Hoy, Cuba ayuda a esclavizar no solo a su propio pueblo, sino también a las pobres personas de Venezuela, Nicaragua y otras naciones. Cuba es un símbolo para todos los marxistas que se animan viendo aún vivo el espíritu miserable del comunismo.

Si queremos que se detenga, debemos convertirnos y arrepentirnos. Debemos oponernos activamente a los errores de Rusia que impiden esta conversión.

Estamos aquí porque los acontecimientos recientes en Cuba muestran que el comunismo no ha cambiado. Cuando los jóvenes protestaron en toda Cuba, las fuerzas de seguridad los reprimieron con brutalidad. Al día de hoy, más de mil personas han desaparecido. Llegó el momento de denunciar al régimen y mantener la presión. Cuba es hoy vulnerable porque los gritos de su pueblo nos llaman la atención.

Si no lo hacemos, podríamos ser las próximas víctimas del comunismo. Desafortunadamente, vemos su mano siniestra trabajando en nuestro propio país por medio de legislaciones y expansiones estatales que arruinarán nuestra nación.

A lo largo de la historia de las TFPs en todo el mundo, hemos luchado durante mucho tiempo contra el comunismo y lo hemos vinculado al mensaje de Fátima. Nuestro fundador, el pensador brasileño Plinio Corrêa de Oliveira, percibió el gran peligro del comunismo y levantó una cruzada de ideas y principios en su contra. Nos opusimos al avance del comunismo durante los años de la Guerra Fría, cuando era impopular hacerlo. Hemos luchado contra la teología de la liberación, especialmente en América Latina, que buscaba introducir doctrinas marxistas en la Iglesia y utilizarla como un vehículo de la Revolución. En 1990, recolectamos más de 5 millones de firmas por la libertad de Lituania, un récord mundial, y así desenmascaramos las maniobras de Gorbachov, quien buscaba mantener su control sobre la nación.

Hoy, nos oponemos a la nueva agenda del comunismo, ya sea que se encuentre en nuevos acuerdos ecológicos o en los cambios de la infraestructura. Todas estas manifestaciones del marxismo repiten los mismos errores y nos desvían de la solución real que es la conversión que pidió Nuestra Señora en Fátima.

Siempre que ha sido posible, las TFPs han denunciado a Fidel Castro y su brutal persecución a la Iglesia y esclavización del pueblo cubano, denuncia a través de libros, publicaciones, campañas callejeras y otras acciones.

Venimos hoy aquí ante la embajada de la isla/prisión de Cuba para hacer oír nuestra voz, y la de 72.000 firmantes. Denunciamos al régimen y, sobre todo, a la complicidad de Occidente. Nos negamos a guardar silencio ante la brutalidad de este régimen.

Levantamos nuestras voces al cielo y rezamos para que esta abominación termine de una vez por todas. Dejemos este esfuerzo en manos de  Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, la patrona de Cuba, para pedir que Cuba y el mundo se liberen del comunismo. Escuchemos el pedido de Nuestra Señora en Fátima y esperemos nada menos que el triunfo de su Inmaculado Corazón.”


Fuente: The American TFP

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscripción exitosa!

Pronto recibirás nuevas actualizaciones vía Email