«Fit for 55»: una revolución ecológica para cambiar las mentalidades

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
La Revolución Verde ha sido cuidadosamente planificada por las facciones más radicales de la Internacional Socialista desde la década de 1960, como un desarrollo natural del socialismo marxista. Y ahora están a punto de ponerlo en práctica
Conferencia de la ONU sobre el cambio climático COP26 que tuvo lugar entre el 1 y el 12 de noviembre. 2021 en Glasgow.

A principios de noviembre, la atención del mundo se centró en la reunión de jefes de estado y figuras clave en Glasgow, Escocia, conocida como COP26.

Olvídense de la tremenda hipocresía de estos patrones que, con el pretexto de discutir el clima planetario, utilizan una flota de más de 400 jets privados, que han generado más de 15.000 toneladas de emisiones de CO2, el equivalente a la cantidad producida por más de 1.600 pasajeros. Británico en un año. En cambio, vayamos al meollo del asunto: ¿de qué están discutiendo?

Para hacer frente al fenómeno del «calentamiento global», que es el aumento paulatino de las temperaturas del planeta en los últimos años, y creyendo que los principales culpables son los denominados «gases de efecto invernadero», empezando por el CO2, los líderes proponen implementar una serie de medidas que favorezcan la transición a una economía «verde», reduciendo significativamente las emisiones de estos gases. Queremos poner un límite al calentamiento global: no más de + 1,5 ° C hasta 2050.

Hablando de nuestro hogar, las instituciones europeas (Parlamento, Comisión, Consejo) ya se han puesto manos a la obra, elaborando una larga serie de medidas dentro de una Acción Climática Europea que pretende hacer del continente un clima «neutral» para 2050.

Apto para 55: una «Revolución Francesa»

Contenidos

 

El 14 de julio de 2021, la Comisión Europea emitió una serie de nuevas propuestas ambientales conocidas como “Fit for 55” o “Green Package”. La fecha no es casual: el 14 de julio fue el comienzo de la Revolución Francesa. De hecho, los promotores llaman a esta nueva agenda la «Revolución Ambiental Francesa». El reglamento pretende acelerar la implementación del llamado Green Deal, aprobado en diciembre de 2019. En particular, pretende reducir las emisiones de los llamados gases de efecto invernadero en un 55% (de ahí el nombre), con el fin de lograr una situación de «neutralidad climática» para 2050. La «neutralidad climática» es un neologismo acuñado para describir una situación en la que Europa, y luego el mundo, tendrían un impacto nulo sobre el medio ambiente y el clima. En otras palabras, contaminación cero.

Los expertos señalan que una reducción del 55% de los gases de efecto invernadero para 2030 es un objetivo muy ambicioso que requerirá medidas ambientales muy estrictas que pesarán aún más en la economía europea ya sobrecargada. Para dar una idea: de 1990 a 2020, las emisiones se redujeron solo en un 20%. El salto a una reducción del 55% requerirá una acción masiva. No es de extrañar que la Comisión se refiera a «Fit for 55» como un «programa colosal».

Los contribuyentes deberán financiar el programa

«Con el programa Fit for 55, la política climática de la UE afectará directamente a todos los ciudadanos europeos y afectará sus vidas de manera significativa. Esta política de cambio climático será muy cara”, dice un documento publicado por el Centro de Estudios de Política Europea (CEPS) en Bruselas. Continúa: “Los contribuyentes de la UE tendrán que financiar de su propio bolsillo el acero ‘verde’, el hormigón ‘verde’, la contratación pública ‘verde’, la infraestructura ‘verde’ y medidas de compensación para la industria. Los contribuyentes europeos incluso pagarán los costos adicionales de las importaciones, debido al mecanismo de ajuste de tarifas” (1).

A pesar de la promesa de la Comisión Europea de «no dejar a nadie atrás», la nueva agenda verde afectará principalmente a los ciudadanos por debajo del umbral de la pobreza. “Las leyes propuestas podrían empobrecer a las personas de bajos ingresos, más allá de las dificultades financieras de la pandemia. Hay muchas vidas humanas en juego”, escribe Martha Myers, coordinadora de la Coalición por el Derecho a la Energía (2). Se estima que, en 2026, la familia europea media tendrá que pagar 429 euros al año para financiar esta locura medioambiental, una carga demasiado grande para muchas familias.

Aumento de los costos de producción

«Fit for 55» penalizará la economía europea. A lo largo de los años, nuestra economía ha perdido competitividad frente a Estados Unidos y, en particular, a la China comunista (que apenas aplica legislación ambiental). Con todas estas limitaciones medioambientales, cada vez es más difícil hacer negocios en la UE. “Fit for 55” solo empeora las cosas. “La implementación de las medidas Fit for 55 podría aumentar significativamente el costo de producción para las empresas europeas, especialmente para las industrias de uso intensivo de energía. Esto, a su vez, podría poner a las empresas europeas en desventaja al competir con sus homólogas de países no pertenecientes a la UE”, dice EUWID, un organismo de la industria europea de la pulpa y el papel (3).

Los analistas también señalan que «Fit for 55» es una intrusión inútil, ya que la Unión Europea ya estaba en el camino correcto, habiendo alcanzado los objetivos establecidos en 2008 en 2020, y habiendo aprobado ya el plan decenal conocido como Green Deal en 2019. Sin embargo, parece que los talibanes medioambientales quieren correr. Así que impusieron un cambio de ritmo, sin consultar más a los Estados miembros. De hecho, «Fit for 55» se votó de forma completamente aleatoria durante una «reunión informal» de ministros de la UE. Ahora, sin embargo, la Comisión Europea exige que todos los estados miembros la respeten.

Hacia una economía «verde»

¿Cuáles son los puntos principales propuestos por la agenda «Fit for 55»?

Una renovación radical de las estructuras existentes

Un primer punto se refiere a la eficiencia energética. El proyecto prevé una mejora de la eficiencia del 39% en comparación con 1990. Esto requerirá no solo el desarrollo de nuevas tecnologías, sino una renovación radical de las estructuras existentes. Las antiguas plantas tendrán que ser renovadas por completo. Parte del dinero para esta remodelación provendrá del Fondo de Recuperación votado para ayudar a las economías europeas en la era post-COVID. En lugar de ayudar a industrias y ciudadanos con problemas, la Comisión Europea está utilizando el dinero de COVID para imponer aún más la agenda verde … Debe recordarse que el Fondo de Recuperación es un mero préstamo, que los países miembros tendrán que pagar tarde o temprano.

Energías renovables

Un segundo punto se refiere a las energías renovables. El objetivo original del 32% se ha elevado al 40% para 2030. Esto significa más energía solar y eólica y menos carbón, petróleo y energía nuclear. Para lograr el objetivo «Fit for 55 » para 2030, el 65% de la electricidad tendrá que provenir de fuentes renovables, lo que requerirá la instalación de más de 500 GW de capacidad renovable en toda la UE, aproximadamente el doble de la capacidad instalada actual.

Quien contamina paga

Un tercer elemento se refiere al llamado «sistema de comercio de derechos de emisión», es decir, la cantidad de emisiones producidas por estructuras artificiales. El proyecto establece un límite a las emisiones totales y pide que se reduzcan en un cierto porcentaje cada año, de acuerdo con un sistema de cuotas. Si una instalación no logra sus objetivos durante un período determinado, tendrá que ser desguazada. Mientras tanto, tiene que pagar impuestos adicionales. Es la mentalidad de «quien contamina paga». Esto crea una carga económica excesiva para las empresas vulnerables.

Revolución en el transporte

En el ámbito del transporte, todo ello supondría lo que los expertos denominan una “revolución fordiana”. Se debe revisar todo el sistema de transporte público y privado para lograr la meta de cero emisiones de los automóviles para el año 2035. Esta Revolución se basa en la sustitución de los vehículos diésel y gasolina por eléctricos. Esto plantea múltiples preguntas.

Preguntas no respondidas

En primer lugar, China controla el 51% del total mundial de litio químico, el 62% del cobalto químico y el 100% del grafito esférico, los principales componentes de las baterías de iones de litio. Cualquier cambio masivo hacia los coches eléctricos dejaría de facto la economía mundial en manos de la China comunista. En segundo lugar, todavía tenemos que producir de alguna manera la electricidad para impulsar estos vehículos. Y esto solo puede provenir de plantas de energía nuclear o de carbón, ya que la energía solar y eólica aún no pueden satisfacer la demanda. En tercer lugar, las baterías son una de las cosas más contaminantes del planeta una vez que se desechan. A diferencia de los coches normales, los coches eléctricos no se pueden reciclar. Deben eliminarse en «cementerios» altamente contaminantes. En cuarto lugar, un aspecto no secundario es el precio. Los vehículos eléctricos son mucho más caros y mucho menos eficientes. No es de extrañar que la industria europea del automóvil haya dado una respuesta bastante fría a esta propuesta. Por supuesto, los burócratas de Bruselas saben más que los fabricantes de automóviles …

Un cambio de mentalidad

Sin embargo, existen problemas más profundos que sugieren perspectivas aún más preocupantes.

El Green Deal propuesto por la Comisión Europea, y reforzado por la agenda Fit for 55, no se trata solo del clima y la economía. Para lograr la «neutralidad climática» para 2050, la Comisión está decidida a cambiar la sociedad europea cambiando la mentalidad misma de los ciudadanos. Leemos en el sitio web del Consejo Europeo:

«La UE se compromete a lograr la neutralidad climática para 2050. Para lograr este objetivo será necesario una transformación de la sociedad y de la economía europea, que debe ser justa y socialmente equilibrada». Del mismo modo, leemos en la «Nueva agenda estratégica» aprobada por la Comisión en 2019: «La UE puede y debe liderar el camino, comprometiéndose en una profunda transformación de su economía y sociedad para lograr la neutralidad climática».

¿Qué es esta «profunda transformación» de la sociedad europea?

La implementación de la agenda verde no se puede lograr sin cambios profundos en nuestra mentalidad, en nuestros hábitos de consumo, en nuestro estilo de vida, en una palabra, en nuestra civilización. Detrás de «Fit for 55» está la idea de que hemos alcanzado el nivel actual de desarrollo abusando o haciendo mal uso de los recursos de la Tierra. Tenemos que cambiar drásticamente.

Una revolución verde costosa

«¡Europa lanza la Revolución Verde!», se lee en el Boletín de la Unión Europea, «El objetivo es transformar la faz del Viejo Continente. (…) Esto tendrá enormes costes, tanto para los presupuestos públicos como para los ciudadanos. Pero es un camino sin alternativas” (4).

«Revolución» parece ser la palabra clave. «Las propuestas Fit for 55 son nada más y nada menos que una revolución», escribe el diario alemán Volksstimme, «Las propuestas de la Comisión Europea para lograr los objetivos climáticos son un enorme programa de reestructuración no solo de la economía europea, sino de casi todos los ámbitos de la vida». (5).

Planificada por las facciones más radicales de la Internacional Socialista

Esta Revolución Verde ha sido cuidadosamente planificada por las facciones más radicales de la Internacional Socialista desde la década de 1960, como un desarrollo natural del socialismo marxista. Y ahora están a punto de ponerlo en práctica. Y para ello utilizan 400 jets privados altamente contaminantes en Glasgow. Por supuesto, el Green Deal es solo para la gente común…


Notas

1. Fit for 55: ¿el Pacto Verde Europeo realmente no deja a nadie atrás ?, CEPS, 12 de julio de 2021.

2. Fit for 55 penalizará a los europeos pobres, Euroactiv, 19 de julio de 2021.

3. Las asociaciones de periódicos critican el paquete Fit for 55 de la Comisión Europea, EUWID, 18 de agosto de 2021.

4. Fit for 55: es hora de una revolución verde europea, Boletín de la Unión Europea, Editorial, 26 de julio de 2021

5. El paquete Fit for 55 es «nada menos que una revolución»; “Saturada de escepticismo hacia los enfoques basados en el mercado” – reacciones de los medios, Clean Energy Wire, 15 de julio de 2021.

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscripción exitosa!

Pronto recibirás nuevas actualizaciones vía Email