No tenemos más rey que la OMS – ONU

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
Tal como sucedió en antaño con la vida de Nuestro Divino Salvador, ya las suertes han sido echadas para que el destino de la salvación de los hombres y el influjo benéfico de los sacramentos sea puesto a la prudencia y disposiciones de las fuerzas de los estados laicistas, que se visten bajo los eufemismos de la Salud pública y la responsabilidad es de todos.
fariseos-sumos-sacerdotes

No hay nada nuevo bajo el Sol
Eclesiastés 1,9.

.

Era un panorama de gran desolación que se cernía sobre Jerusalén hace 2.000 años atrás. A eso del final de la mañana, un viernes revestido de dolores; el populacho judío insuflado con la iniquidad de los Sumos Sacerdotes que, sedientos de venganza no buscando más vulgar delicia que sentir en sus almas la saciedad de la sangre del cordero inocente, fueron a apoyar sus deseos en las manos del estado de Roma, – que estaba sustentado en la persona de Poncio Pilatos, que fungía de gobernador. Y narra el apóstol San Juan en su Evangelio, que el gobernador inquiere al pueblo diciendo lo siguiente: “¿A vuestro rey voy a crucificar? Contestaron los príncipes de los sacerdotes: Nosotros no tenemos más rey que el César.” Jn. 19,15.

Algunos se preguntarán, ¿Por qué trae a colación este episodio de las sagradas escrituras? La pregunta no viene a ser superflua, ya que la naturaleza de este artículo es contestar prudentemente y poner en comedimiento que, las condiciones están prestadas para este pasaje evangélico se enmarque en el horizonte de la sociedad y, a pesar nuestro, de la Santa Iglesia que se ha visto dilapidada por las declaraciones de algunos miembros de la jerarquía eclesiástica, que han mostrado un muy reverente beneplácito a las disposiciones de la Organización Mundial de la Salud, olvidando que tal reverencia es solo debida a Dios, al cual le han consagrado su vida desde los compromisos de ordenación sacerdotal a costa de su propia vida.  

Para ilustrar lo que estamos tratando hasta el momento, y para no ser acusado de incurrir en una acusación gratuita, vamos a ver los hechos en cuestión.

El 10 de septiembre de 2019, en una rueda de prensa en el avión que transportaba a S.S. Francisco de Madagascar a Roma, dice: “Si nos consideramos humanidad, entonces tenemos el deber de obedecer cuando organizaciones internacionales hacen afirmaciones”.

Dio como ejemplos a las Naciones Unidas (ONU) y a la Corte
Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

papa francisco obedecer a la onu
Rueda de prensa del Papa Francisco en Madagascar-Roma

Francisco agregó que “debemos obedecer a las instituciones internacionales”. Y, además: “es por eso que fueron creadas las Naciones Unidas y han sido creados los tribunales internacionales”. (1)

pacto global de educación
El 12 de septiembre, Su Santidad, lanza el Pacto Global Educativo

El 12 de septiembre del mismo año, Su Santidad, lanza el Pacto  Global Educativo, donde la renovada invitación del Pontífice es a que se dialogue sobre el modo “en que estamos construyendo el futuro del planeta” conscientes de que “cada cambio requiere un camino educativo que haga madurar una nueva solidaridad universal y una sociedad más acogedora”. “Hoy más que nunca, recuerda el Pontífice, es necesario unir los esfuerzos por una alianza educativa amplia para formar personas maduras, capaces de superar fragmentaciones y contraposiciones y reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna”.

 Una alianza, explica Francisco, entre los habitantes de la Tierra y la casa común, a la que debemos cuidado y respeto. Una alianza que suscite paz, justicia y acogida entre todos los pueblos de la familia humana, como también de diálogo entre las religiones”. (2).

El pasado 20 de marzo del año en curso, la Pontificia Academia de las Ciencias y la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, las cuales tienen como canciller el prelado argentino muy cercano al Papa Francisco, el obispo Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, hacen una declaración alentando un llamado a dar pleno apoyo a la propaganda de organizaciones internacionales, tales como a OMS e a UNICEF. Explica después su preocupación por el “egoísmo  y estrechez de vista de las respuestas nacionales descoordinadas”.

Mons. Marcelo Sánchez Sorondo

En una sección intitulada “Modelando interdependencias y ayudas globales entre naciones y dentro de ellas”, la declaración constata que la actual globalización volvió el mundo “inusitadamente interdependiente” y, por lo tanto, “vulnerable” durante las crisis. Además, añade, “buscar protección a través del aislamiento sería equivocado y contraproducente”, mientras que “una exigencia por mayor cooperación global” merece apoyo, así como las organizaciones transnacionales e internacionales. “Problemas globales como las pandemias o las crisis menos visibles del cambio climático y de la pérdida de biodiversidad exigen respuestas cooperativas”, afirma el documento, insistiendo en que “las crisis globales exigen una acción colectiva” y que “a prevención y contención de las pandemias es un bien público global (Laudato Si’) y su protección requiere una creciente coordinación global”.

Concluye aseverando que, “en una época en que el multilateralismo basado en reglas está en declive, la crisis del Covid-19 debería animar esfuerzos para hacer nacer un nuevo – en el sentido de diferente – modelo de globalización apuntando en dar a todos una protección inclusiva”. (3)

Ante la cascada de sucesos eclesiales, no podía faltar en Iglesia local, la declaración de la Conferencia Episcopal Colombiana, que el 25 de marzo, da a conocer su voluntad por medio del comunicado intitulado: “Obispos: Confianza en Dios, responsabilidad y fraternidad ante el COVID 19” que es expresa lo siguiente: Exhortamos a todos a recibir y a acatar con buena voluntad y con verdadero compromiso las determinaciones tomadas en este momento por las autoridades civiles. Esto implica una responsabilidad moral, que debemos asumir con prontitud y seriedad para proteger la propia vida y la vida de los demás

Ya para finalizar el presente artículo, se hace más evidente la sujeción de la Santa Iglesia a las disposiciones por parte de la Jerarquía eclesiástica con la última declaración del Santo Padre, que en la predicación en la capilla de la Casa Santa Marta, el día 28 de Abril, dijo: “En este momento, en el que comenzamos a tener disposiciones para salir de la cuarentena, oremos al Señor para que le dé a su pueblo, a todos nosotros, la gracia de la prudencia y de la obediencia a las disposiciones, para que la pandemia no vuelva (5)

En conclusión, tal como sucedió en antaño con la vida de Nuestro Divino Salvador, ya las suertes han sido echadas para que el destino de la salvación de los hombres y el influjo benéfico de los sacramentos sea puesto a la prudencia y disposiciones  de las fuerzas de los estados laicistas, que se visten bajo los eufemismos de la Salud pública y  la responsabilidad es de todos, y así, truncar la verdadera cura de una pestilencia peor que el Coronavirus; que es a saber, la apertura a un mundo sometido por una dictatorial junta de Expertos médicos, que al vaivén de sus vociferaciones infundadas bajo una agenda ideológica, sentencian a la humanidad a estar doblegada por una ciencia que está tomando visos de un racionalismo recamado de absurdos.

Leonardo Boff, icónico teólogo de la liberación

Esto no sería posible sino tuviese un factor agravante que hace que suba de tenor la crisis actual. Voceros de la Teología de la Liberación -si es que es posible darle esa calificación-, y entre los más icónicos, el apóstata y comunista Fray Leonardo Boff, quien fuera asesor en la manufactura de la Encíclica ambiental Laudato Si, escribe en su página web con el nombre A terra é redonda, una afirmación propia de un pagano, pero indigna de un cristiano, y dice: 

el coronavirus actual y la degradación generalizada en las relaciones humanas, marcadas por una profunda desigualdad / injusticia social y la falta de solidaridad mínima son una represalia de Gaia por las ofensas que infligimos continuamente.”(6).

He aquí, que en escala ascendente, desde la sociedad temporal, es decir, los estados modernos, hasta la sociedad espiritual; los jerarcas liberalizados, claman al cielo tal como sucedió hace 2.000 años atrás con los sumos sacerdotes del templo, gritando:¡No tenemos más rey que el César!…¡No tenemos más rey que la OMS-ONU!

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Comentarios

3 thoughts on “No tenemos más rey que la OMS – ONU

  1. Magnifico artículo. Y la analogía está muy bien hecha, hemos reclamado como rey, no a Dios, sino a la OMS, ONU, etc.

    En definitiva se repiten las palabras del profeta Jeremías: “Algo pasmoso y horrendo se ha dado en la tierra: los profetas profetizaron con mentira, y los sacerdotes dispusieron a su guisa. Pero mi pueblo lo prefiere así. ¿A dónde vais a parar?” (Jer. 5, 30-31)

  2. Saludos desde Perú. Después de ver los videos de YouTube donde el Sr. Luis Fernando Escobar expone con valentía toda el miserable plan de cerrar las iglesias católicas y de leer los artículos de su portal Web, coincido con Uds, que la infame y abyecta secta de la masonería está detrás de esta pseudo pandemia.
    Sinceramente espero poder intercambiar información con Uds, y los felicito y a la vez siento alivio al ver que hay personas que coinciden conmigo al difundir este tipo de información. Lo que estamos viviendo ahora mismo en el mundo en general y Latinoamérica en particular, me refiero al miedo impuesto por los medios de comunicación y los “democráticos” líderes títires que gobiernan las naciones, lo vivieron los franceses en la llamada época del Gran Terror (1793-1794) donde todos aquellos que no estaban a favor de la democracia, la república y los ideales masónicos de libertad, igualdad y fraternidad, eran “continuo refrigerio” para la “una y santa guillotina” como se placieron en llamar a la maligna máquina.
    Actualmente ya no hay ninguna guillotina que cercena cabezas, sino algo peor, que es la muerte espiritual y la aniquilación de la identidad nacional de cada uno de nuestros pueblos en aras de una pseudo fraternidad universal.
    Repito que hay mucho que conversar e intercambiar, y ¿por qué no? tener el gusto de hacer nuevos amigos. Me despido no sin antes reiterarles mis felicitaciones por hacer estas valientes denuncias y desearles muchos éxitos en sus vidas.

    1. Muchas Gracias Sr. Juan Carlos, nos alegra enormemente ver más personas que se unen a esta reacción contra los avances de la revolución en este siglo XXI. Esperamos Igualmente tener contacto con usted y hacer crecer esta gran familia de almas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *