Petición: llamado a los obispos de Colombia ¡Abran las iglesias!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
Los católicos colombianos estamos muriendo de nostalgias por volver junto a Dios Sacramentado en las Iglesias. Y nos entristece que se encuentre tan solitario.
Centro Cultural Cruzada

Los católicos colombianos estamos muriendo de nostalgias por volver junto a Dios Sacramentado en las Iglesias. Y nos entristece que se encuentre tan solitario.

Efectivamente, el cierre de las Iglesias en Colombia, impidiéndonos visitar el Santísimo Sacramento, nos ha restringido la fuente principal de la gracia divina, que son los sacramentos; la imposibilidad de recibir la comunión, el bautismo, de celebrar el matrimonio; la disminución drástica de las visitas a los enfermos, que están privados de la absolución sacramental y de la extremaunción.

La eliminación casi completa de la asistencia religiosa a los fieles; la ausencia de un llamado más fuerte a los actos penitenciales, a la conversión, a los cambios en la vida.

En suma, nos ha dejado en una verdadera orfandad. Nuestra vida espiritual está en peligro.

Esta pobreza religiosa ocurre al mismo tiempo que vemos, con edificación, médicos y profesionales de la salud que, en lugar de pedir el cierre de hospitales, atienden a los pacientes con abnegación, incluso con el riesgo de contagio, fieles al juramento realizado en sus graduaciones.

¿Es el cuidado del cuerpo más importante que el cuidado del alma?

Unidos a esa aflicción es que también el Centro Cultural Cruzada dirige una petición a los Obispos de Colombia, para que vuelvan a abrir las Iglesias y administrar los sacramentos.

La petición les expresa que ese gesto será visto por los colombianos como la aplicación del proverbio: Amicus certus in re incerta cernitur, el amigo adecuado se manifiesta en el momento incierto.

Concluye que los fieles podremos así repetir otra vez, con el Salmo 121: “Laetatus sum in his quae dicta sunt mihi, in domum Domini ibimus”– «Me alegré cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor».

Firme la petición apretando este vínculo:

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *