¿Quién fue César Chávez y por qué está en la Oficina Oval?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
La razón por la que el presidente Biden tiene un busto de César Chávez en la Oficina Oval no es la nostalgia izquierdista por las luchas pasadas. De hecho, el presidente ahora busca jugar un papel similar de unir a la izquierda política y religiosa para llevar adelante su agenda.
Busto del activista de izquierda César Chávez en la Oficina Oval del presidente Joe Biden

Sobre una mesa de la Oficina Oval, el presidente Joe Biden guarda fotografías enmarcadas y bustos de quienes le sirvieron de inspiración a lo largo de su dilatada carrera política. Un busto muestra a César Chávez, una figura lejana de los años sesenta. Parece desconectado del mundo actual. Sin embargo, tal conclusión es un gran error.

¿Quién fue César Chávez y por qué está su busto en la Oficina Oval?

César Chávez fue el organizador laboral clave que dirigió la huelga de uvas de Delano (California) de 1965-1970 con su Asociación de Trabajadores Agrícolas Unidos (UFWA, más tarde UFW AFL-CIO). Fue la estrella mediática de la huelga y un producto típico del catolicismo social de izquierda. Representó a la unión de la izquierda política y religiosa. A través de él, el elemento religioso fue muy conspicuo en la huelga de uvas de California, la muy publicitada Huelga.

Chávez fue introducido en el mundo del catolicismo social por el P. Donald McDonnell, un sacerdote agitador que deambulaba por los campos de California en los años cincuenta. Quienes lo conocieron recordaron cómo el joven “Chávez se reunía a menudo con el padre Donald McDonnell, quien tenía una pasión por la historia laboral. Por la noche, se reunían para discutir la justicia social y las Encíclicas de los Papas”. 1

En 1952, César Chávez fue contratado por Fred Ross, el hombre de Saul Alinsky en California, y trabajó durante diez años con la Organización de Servicio Comunitario (CSO), un equipo de la Fundación de Áreas Industriales en California. Recibió una formación exhaustiva como agitador profesional y se convirtió en una especie de alumno estrella de Alinsky.

En 1962 su jefe le dio instrucciones de organizar a los trabajadores agrícolas en el Valle de San Joaquín. El resultado fue la formación de la Asociación de Trabajadores Agrícolas Unidos (UFWA). Ayudado por el Comité Organizador de Trabajadores Agrícolas de Larry Itliong (AWOC), provocó la Huelga en 1965. La huelga, en sí misma una disputa laboral local, se convirtió hábilmente en una Causa nacional, una causa radical que galvanizó a la izquierda cristiana, tanto católica como protestante. Saul Alinsky fue, por así decirlo, una eminencia gris detrás de la huelga, que equivalió a un ejemplo de libro de texto del tipo de simbiosis socialista-progresista.

El voto para declarar la huelga se emitió en una iglesia católica luego de una invocación del pastor en una reunión presidida por el retrato del líder socialista mexicano y guerrillero Emiliano Zapata. A pesar de la flagrante participación de los agitadores comunistas, incluidos algunos recién llegados de Cuba, un flujo continuo de sacerdotes, monjas, ministros y rabinos hicieron su “peregrinaje” al Valle de San Joaquín para unirse a los piquetes. Varios fueron arrestados.

Los símbolos religiosos, como el estandarte de Nuestra Señora de Guadalupe, eran omnipresentes. “¡Dios está a tu lado en los piquetes!” se convirtió en uno de los gritos de protesta de los piqueteros. Se ofrecieron misas diarias para los huelguistas y piqueteros por sacerdotes activistas vestidos con casullas rojas que llevaban el símbolo del águila negra de la UFW. En sus sermones, los sacerdotes pronunciaron una retórica revolucionaria ardiente que compensó la falta de temas religiosos tradicionales. Con el consentimiento del obispo Hugh Donohoe de Fresno, varios sacerdotes sirvieron como “capellanes” de los huelguistas; entre ellos estaban el P. Mark Day, el P. Eugene Boyle, presidente del Comité de Justicia Social de la Diócesis de San Francisco, y el P. Keith Kenny de Sacramento. 2

Mons. William Quinn, ex director de Acción Católica de Chicago, viajó a Delano para brindar apoyo, junto con el P. James Vizzard, SJ. Este último se autoproclamó director de la Conferencia Nacional Católica de Vida Rural. El Consejo Nacional de Iglesias apoyó oficialmente la huelga, y su Ministerio de Migrantes de California jugó un papel importante en ella.

Entre los principales portavoces protestantes de la huelga se encontraba Robert McAfee Brown, que iba camino de convertirse en uno de los teólogos estadounidenses de la liberación más conspicuos. La Huelga finalmente terminó después de complejas negociaciones entre agricultores y trabajadores, donde el obispo Roger Mahoney de Stockton (más tarde cardenal-arzobispo de Los Ángeles) fue el principal mediador.

Envalentonados por su participación en la huelga, varios sacerdotes chicanos de izquierda decidieron iniciar una asociación de clérigos hispanos similar a la corriente que poco después produciría la teología de la liberación. El resultado fue PADRES ( Padres Asociados para Derechos Religiosos Educativos y Sociales), que nació a principios de 1970 bajo el liderazgo del P. Ralph Ruiz.

Siguiendo el ejemplo de PADRES, un grupo de monjas hispanas decidieron fundar Las Hermanas, una asociación de mujeres activistas hispanas alineadas con la teología de la liberación. Ambas organizaciones eventualmente se convertirían en actores centrales de la llamada nueva Iglesia hispana, quizás el rasgo más conspicuo del movimiento de teología de la liberación de inspiración latinoamericana en los Estados Unidos. 3

En 1966, un editorial principal de Political Affairs, la revista teórica del Partido Comunista de EE. UU., Comentó: “Se están produciendo cambios profundos dentro de la Iglesia… En nuestro país, el gran auge de las luchas democráticas durante los últimos años ha llevado al frente de batalla representantes de todas las religiones… sacerdotes católicos, rabinos judíos y ministros protestantes… Y en el ámbito de las luchas económicas, podemos señalar como un caso destacado el apoyo militante que están dando los sacerdotes católicos a la huelga de uvas en Delano, California. ” 4

En resumen, la huelga de uvas de California, bajo el reconocimiento de los portavoces de la teología de la liberación, sirvió sin duda para energizar a la izquierda religiosa, favorecer su fusión con la izquierda política y desencadenar desarrollos poco después para ayudar a constituir el movimiento de la teología de la liberación.

La razón por la que el presidente Biden tiene un busto de César Chávez en la Oficina Oval no es la nostalgia izquierdista por las luchas pasadas. De hecho, el presidente ahora busca jugar un papel similar de unir a la izquierda política y religiosa para llevar adelante su agenda. La nueva lucha no se trata de cuestiones laborales, pero seguirá los pasos radicales de César Chávez. Ahora se convertirá en una estrella de los medios como un católico “observador” que promueve la “justicia social” pero impulsa el aborto, la agenda LGBTQ + y los esquemas socialistas/ecológicos hacia un nuevo desorden mundial.


Notas al pie

1. Stan Steiner,  La Raza. The Mexican Americans (Nueva York: Harper & Row, 1970), pág. 313. La literatura sobre la huelga de Delano es abundante. Entre otras fuentes se encuentran Jacques Levy,  Cesar Chavez. Autobiografía de La Causa  (Nueva York: WW Norton & Company, 1975); Ronald B. Taylor,  Chávez y los trabajadores agrícolas  (Boston: Beacon Press, 1975); Peter Mathiesen,  Sal Si Puedes. Cesar Chávez and the New American Revolution  (Nueva York: Random House, 1969). Como tantas causas liberales célebres, la huelga de Delano fue en gran medida un truco propagandístico inventado por los medios de comunicación e inflado artificialmente por la izquierda cristiana y una cierta elegancia liberal. Véase, por ejemplo, Ralph de Toledano,  Little Cesar  (Nueva York: Anthem Books, 1971).

2. Mark Day,  cuarenta acres. Cesar Chavez and the Farm Workers (Nueva York: Praeger Publishers, 1971), en particular el capítulo “Las iglesias y la lucha”, págs. 53-60. Véase también Frank Bergon y Murray Norris,  Delano, Another Crisis for the Catholic Church  (Fresno, CA: Rudell Publishing Co., 1968); Cletus Healey, SJ,  Battle for the Vineyards  (Nueva York: Twin Circle, 1969), esp. el capítulo “Participación de la Iglesia Católica”, págs. 41-46; “El clero y las uvas”,  News & Views , vol. 32, No. 5, mayo de 1969.

3. Antonio M. Stevens Arroyo,  Profetas sin honor. Una antología sobre la Iglesia hispana en los Estados Unidos  (Maryknoll, NY: Orbis Books, 1980), págs. 136-137.

4. Comentario editorial, “El comunismo y la Iglesia”  , Asuntos políticos , julio de 1966

¡Únase a Articulación Colombia!

Dependemos de personas como usted que se dan cuenta de la importancia de nuestro trabajo por la defensa de los valores católicos que están siendo amenazados en nuestra querida Patria.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *