TRADICIÓN, FAMILIA, PROPIEDAD

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
Durante el 60 aniversario de la fundación de la TFP brasileña, celebrada el 25 de este mes, transcribimos parte del capítulo V del "Cruzado del siglo XX - Plinio Corrêa de Oliveira" , del Prof. Roberto de Mattei.

Durante el 60 aniversario de la fundación de la TFP brasileña, celebrada el 25 de este mes, transcribimos parte del capítulo V del "Cruzado del siglo XX - Plinio Corrêa de Oliveira", del Prof. Roberto de Mattei.

En idealismo, ardor.

En el trato, cortesía.

En la acción, devoción sin límites.

En presencia del adversario, circunspección.

En la lucha, altanería y coraje.

Y, por el coraje, la victoria”.

Así, Plinio Corrêa de Oliveira definió el estilo caballeroso de la TFP y la forma de ser de sus miembros (“Folha de S. Paulo”, 24-9-1969).

Habiendo alcanzado la plena madurez de su vida, Plinio Corrêa de Oliveira decidió darle una forma asociativa a la familia de almas que lo rodeaba y compartía los mismos ideales. El 26 de julio de 1960, la Sociedad Brasileña de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad fue fundada en Sao Paulo , 1  el primero de una serie de asociaciones inspiradas en su pensamiento, que surgió gradualmente en los cinco continentes. 2

La trilogía Tradición, Familia y Propiedad, más que designar las asociaciones fundadas e inspiradas por Plinio Corrêa de Oliveira, resume su concepción del mundo; que a su vez refleja los fundamentos de la doctrina social de la Iglesia. 3

La verdadera tradición, escribe el pensador brasileño, presupone dos principios:

“A) Cualquier orden auténtico y vivo de las cosas tiene en sí mismo un impulso continuo hacia la mejora y la perfección;

“B) Por lo tanto, el verdadero progreso no es destruir, sino agregar; no es romper, sino continuar hacia arriba.

“En resumen, la tradición es la suma del pasado y un presente que es así. Hoy no debería ser la negación de ayer, sino la continuación armoniosa de este”. 4

La tradición (del latín tradere) no significa, por lo tanto, un mero apego al pasado, sino la transmisión, de una generación a otra, de una herencia de valores. 5  “La tradición que representamos es la tradición católica, es una tradición llena de vida. Una vida ardiente, natural y sobrenatural ” . 6  Lo que está vivo necesita, para desarrollarse, un entorno favorable. El entorno natural para la transmisión y el desarrollo de valores es la familia; que, como enseña la Iglesia, es  “la célula fundamental, el elemento constitutivo de la comunidad del Estado” . 7 Pero la familia, para sobrevivir y desarrollarse, a su vez necesita un sustrato material que garantice la vida y la libertad. Es por eso que Pío XI afirma en la encíclica Quadragesimo Anno que:  “Es necesario que el derecho natural a la propiedad privada y la transmisión hereditaria de los bienes permanezcan intactos e inviolables, un derecho que el Estado no puede suprimir”. 8

En un libro con el título significativo  “Tradition, Famille, Propriété. Jésus et la triple contestation”, el escritor progresista belga Max Delespesse reflexiona:  ” Los observadores superficiales podrían sorprenderse con la trilogía de ‘tradición-familia-propiedad’, como si fuera una amalgama artificial. En realidad, la combinación de estos tres términos no se debió al azar. […] ‘Tradición-familia-propiedad’ es un bloque coherente que es aceptado o rechazado, pero cuyos elementos no pueden separarse” . 9

El rechazo más radical de este bloque doctrinal fue expresado, en nuestro tiempo, por el socialismo comunista, cuyos principios básicos, según el matemático ruso Igor Safarevic, 10  pueden reducirse a estos puntos:

a) abolición de la propiedad privada;

b) abolición de la familia;

c) destrucción de la religión;

d) igualdad, supresión de la jerarquía social.

Para Plinio Corrêa de Oliveira, la fórmula TFP contiene  “los tres grandes principios que el colectivismo moderno negó y se opuso a un trinomio igualmente significativo: la masificación-servidumbre-hambre”. 11

Fuente: Revista Catolicismo, Nº 835, julio / 2020.

1. El comienzo de la actividad pública de la TFP se remonta al 25 de julio de 1963, cuando la asociación se hizo cargo oficialmente de la gestión de todas las actividades realizadas anteriormente a título personal por el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira y sus colaboradores en el grupo de catolicismo. El presidente de la TFP brasileña fue, hasta su muerte, Plinio Corrêa de Oliveira; y el vicepresidente, él también hasta la muerte, el profesor. Fernando Furquim de Almeida (1913-1981).

2. Se fundaron las TFPs, entidades relacionadas u oficinas de representación en Argentina, Chile, Uruguay (1967), Perú (1970), Colombia, Venezuela, España (1971), Ecuador (1973), Bolivia, Francia, Portugal, Estados Unidos ( 1974), Canadá (1975), Italia (1976), Sudáfrica (1980), Alemania, Australia (1982). Costa Rica (1983), Nueva Zelanda (1985), Filipinas (1986), Paraguay (1987), Gran Bretaña (1990), India (1992), Polonia (1995), Japón (1996).

3. En sus “líneas esenciales, como dice Pío XII, eran y siguen siendo las mismas: familia y propiedad, como base para el mantenimiento personal; luego, como factores complementarios de seguridad, asociaciones locales y sindicatos profesionales, y finalmente el Estado ”(Pio XII, Mensaje de radio de Navidad del 24 de diciembre de 1955, en DR, vol. XVII, pp. 437-438).

4. Plinio CORRÊA DE OLIVEIRA, “TFP – Tradição”, en “Folha de S. Paulo”, 12 de marzo de 1969. Véase también id., Nobleza y élites tradicionales similares , cit., P. 74-75.

5. Pío XII enseñó que no hay progreso real fuera de la tradición. “Etimológicamente, la palabra en sí misma es sinónimo de camino y marcha hacia adelante, sinónimo y no identidad. De hecho, mientras que el progreso indica solo el hecho de caminar hacia adelante, paso a paso, mirando con un futuro incierto a la vista, la tradición también indica un camino hacia adelante, pero un camino continuo, que se desarrolla al mismo tiempo pacífico y vivo, de acuerdo con las leyes de la vida. […] Como su nombre lo indica, la tradición es un regalo que pasa de generación en generación; Es la antorcha que, en cada vuelta, un corredor pone en la mano del otro, y confía en él sin que la carrera se detenga o disminuya la velocidad. La tradición y el progreso se complementan mutuamente con tal armonía que, así como la tradición sin progreso se contradiría a sí misma, también el progreso sin tradición sería una empresa temeraria, un salto a la oscuridad ” (Discurso a Patriciado y la nobleza romana del 19 de enero de 1944, en análogos tradicionales de Nobreza y Elites …, cit., Pp. 263-264).

6. Plinio CORRÊA DE OLIVEIRA, “Discurso del 3 de enero de 1992”, en el catolicismo n. ° 494 (febrero de 1992).

7. Pío XII, Discurso a los padres franceses del 18 de septiembre de 1951, en RD, vol. XIII, p. 242.

8. Pío XI, Encíclica Quadragesimo anno , 15 de mayo de 1931, en AAS, vol. 23 (1931), págs. 190-216. Ver Denz.-H, No. 3728.

9. Max DELESPESSE, Tradición, Famille, Propriété. Jésus et la triple contestación , Fleurus, París, 1972, pp. 7-8.

10. Igor SAFAREVIC, Il socialismo como fenomenal storico mondiale , tr. eso. La Casa di Matriona, Milán, 1980, p. 267.

11. Plinio CORRÊA DE OLIVEIRA, Nobreza y élites tradicionales similares , cit., P. 130

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on print

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *